El Museo histórico

Ochocientos años de eventos apasionantes de los franciscanos en Tierra Santa

La presencia de los franciscanos en Jerusalén se oficializa a partir del siglo XIV. Con la bula pontificia de 1342 de Clemente VI que reconoce jurídicamente la Custodia de Tierra Santa. Tal reconocimiento es confirmado en 1347 con el primer documento mameluco conservado en el archivo. Desde entonces los “frailes de la cuerda” no cesarán de asistir a los peregrinos y custodiar los Lugares Santos dando por siglos un testimonio de forma ininterrumpida hasta hoy, con frecuencia bajo condiciones dramáticas.

La exposición del patrimonio histórico, documental y artístico, hace del Museo un instrumento precioso para comprender el significado de la peregrinación a Tierra Santa y el papel que los franciscanos han tenido en la historia, a nombre de la Iglesia Universal.

 

Scroll to Top