Orígenes de la Via Dolorosa

Fuentes históricas sobre la Via Dolorosa

Las orígenes de la “Via Dolorosa” (XIII sec. D.C.)

(cita anónima 1180, L’estat de la citez de Iherusalem, 8)

Al fondo de aquella calle, hay una puerta en dirección al Templo que se llama Dolorosa. De allí, salió Nuestro Señor Jesucristo cuando fue conducido al Monte Calvario para ser crucificado. Por este motivo, se llama Puerta Dolorosa… A la derecha de la Calle de Josafat se encuentra un monasterio llamado el Reposo. Se dice que allá Nuestro Señor Jesús Cristo se reposó antes de llegar a la crucifixión. Allá se encuentra la prisión donde Él fue encarcelado la misma noche que fue apresado en el Getsemaní; y más allá se encontraba en aquella calle la casa de Pilato.

(Fra Ricoldo da Monte Croce, Itinerarius, 1296)           

Luego subiendo…encontramos la casa de Herodes y cerca de allí, la casa de Pilato donde vimos el Lithostrotos, el lugar donde fue juzgado el Señor…(además del lugar donde estaba el pueblo frente al palacio cuando Pilato salió. Subiendo por la calle que subió Jesús llevando su cruz…). Ascendiendo por la calle donde subió Cristo llevando la cruz, encontremos el lugar donde dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí”. Allí se puede ver el lugar donde Nuestra Señora quedó atónita siguiendo a su hijo que llevaba la cruz. Y allí cerca de la calle nos muestran una casa como recuerdo del lugar. Allí se puede ver el lugar donde Cristo se detuvo con su cruz a descansar un poco. Desde allá, en sentido transversal empieza una calle que entra en la ciudad, donde encontraron a Simón de Cirene quien llegaba del campo y llevó la cruz de Jesús. Cerca de allí el lugar quedó de propiedad de los frailes menores. Subiendo por una calle, no recta, donde subió el Cristo, encontremos un lugar donde se dice que Helena distinguió la cruz del Señor de las otras de los ladrones gracias al milagro de la resurrección de un muerto. Desde allá, siguiendo entramos en la iglesia o lugar del Santo Sepulcro.

El santo circulo de los peregrinos (sec. XV-XVI)

(William Wey, Itineraria, año 1458)

A veces no es posible entrar en la iglesia del Santo Sepulcro, entonces los frailes menores acompañan a los pelegrinos a otros lugares santos. Desde el Santo Sepulcro hasta el oriente, se encuentra pronto una calle que Cristo subió con su cruz para ser crucificado; por la misma calle se puede llegar a la casa del rico que negaba incluso las migas a Lázaro. Cerca de allá está el cruce donde los judíos obligaron a Simón de Cirene a que tomara la cruz de Jesús: allá está el lugar donde dijo a las mujeres: “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí”. Allá también, a la derecha, se encuentra el lugar donde Jesús dejó grabada su faz en el lienzo de Verónica. Cerca de allá queda el lugar donde la beatísima Virgen María quedó atónita, cuando vio a su hijo llevando la cruz. En ese lugar había una iglesia, llamada por los cristianos Santa María de Spasmata, ahora destruida. Más allá hay el lugar de la puerta antigua de la ciudad, a través de aquella Jesús fue llevado a la muerte. No lejos de allá queda la piscina probática, donde el ángel una vez por día movía el agua. Allí, en cima de la bóveda de un arco que cruza una plaza, de un lado al otro, se ven dos piedras de color blanco, donde estaba Cristo cuando fue condenado a muerte. Cerca de allí está la escuela de la beatísima María, donde aprendió las letras. Y desde aquella puerta, por otra calle se encuentra la casa de Pilato, donde Cristo fue azotado y condenado a muerte. Más allá en la misma plaza está la casa del rey Herodes, donde Cristo estuvo sometido a las irrisorias de Herodes y llevó el vestido blanco. Más al norte hay otra plaza, donde está la casa de Simón el fariseo donde a María Magdalena le fueron perdonados todos los pecados…(Para futura memoria) de estos lugares santos quedan los siguientes tres versos.

Lap strat di trivium flent sudar sincopizavit
Por pis lap que scola domus Her Symonis Pharisei
Nati tem porta Ja sepul Sal aurea Stepha.

Scroll to Top