Presentado a los cónsules de Jerusalén el proyecto del Terra Sancta Museum

 
 

Consoli in visitaUno tras otro han ido llegando a la sede de la Custodia de Tierra Santa los cónsules de Jerusalén y las distintas delegaciones, siendo recibidos por el padre Pierbattista Pizzaballa. Ante ellos han podido encontrar algunos de los objetos más preciados que la Custodia expondrá en el nuevo Terra Sancta Museum.

El viernes 7 de marzo, en el convento de San Salvador de Jerusalén, se ha celebrado una reunión privada con los cónsules generales para presentarles este ambicioso e importante proyecto, con el que los franciscanos de Tierra Santa quieren exponer al mundo los tesoros que, a lo largo de los siglos, les han sido donados, y al mismo tiempo quieren ayudar a los peregrinos y visitantes procedentes de todo el mundo, y también a la comunidad local, a comprender mejor la historia de la cristiandad y de estos lugares. ATS Pro Terra Sancta es la encargada de realizar el proyecto y coordinar las acciones de búsqueda de patrocinadores.

Escuchando las palabras del custodio y admirando algunos de los preciosísimos objetos estaban el cónsul general italiano, Sr. Davide La Cecilia, que ha participado también en la organización del evento, el nuncio y delegado apostólico, Mons. Giuseppe Lazzarotto; el cónsul general belga, Sr. Bruno Jans; el Sr. Yves Corbel, miembro de la comisión cultural del Consulado General francés, junto a la Sra. María Magro, mujer del cónsul general francés, el Sr. Hervé Magro; el cónsul general sueco, Sr. Axel Wernhoff; el Sr. Ryan Purnell y la Sra. Yael Lempert, delegados de la Embajada estadounidense; el Sr. Mustafa Sarniç, embajador turco, y el Sr. Sergio Piccolo, jefe del Departamento de la Unión Europea en Jerusalén.

El custodio de Tierra Santa, presentando esta iniciativa que quiere tener un espíritu internacional y está dirigida a todos, no solo al mundo católico y franciscano, ha afirmado que «la historia de la cristiandad y la historia de los franciscanos, custodios de los santos lugares desde hace ocho siglos, constituyen un patrimonio que es parte de la historia de esta tierra, pero también de todos los países que siempre han mantenido un fuerte vínculo con Jerusalén y con Tierra Santa. Además de tener, ciertamente, un significado fundamental para todos los cristianos del mundo».

El padre Pizzaballa ha destacado también el valor educativo y la implicación de la comunidad local que el futuro proyecto implicará: las tres secciones del Terra Sancta Museum (la arqueológica, la histórica y la multimedial) serán visitadas por muchos estudiantes de las escuelas locales, crearán puestos de trabajo y aumentarán las posibilidades de crecimiento cultural en muchos jóvenes; constituirán un ocasión para el diálogo con los distintos componentes que viven en la ciudad santa.

Tras la presentación del proyecto, los cónsules generales han podido acceder al Archivo histórico de la Custodia de Tierra Santa y ver de cerca muchos de los objetos expuestos para la ocasión en el salón de la curia custodial, desde la espada de Godofredo de Buillón a distintos firmanes otomanos minuciosamente decorados con oro; desde la dalmática de comienzos del siglo XVIII, regalo del Card. Ottoboni, a una capa pluvial pontifical donada por Luis XIII en 1621 como parte de un conjunto litúrgico compuesto por 14 piezas, todas ellas de extraordinaria belleza; desde el pequeño trono y los candelabros de plata realizados en Mesina en la época del Reino de las Dos Sicilias y donada por Felipe IV, rey de España, a un códice miniado de mediados del siglo VI, regalo del Duque de Lancaster.

Una pequeña selección de un vasto patrimonio que abarca distintos siglos y que cuenta una historia de cercanía y relaciones entre Tierra Santa y el resto del mundo; un patrimonio que quiere hacerse público, para dar a todos la posibilidad de acercarse y profundizar en esta riqueza histórica, arqueológica y artística de la que los franciscanos son custodios desde hace siglos.

Scroll to Top