25 Junio 2020

De Voghera a Tierra Santa: Antonio Minghetti, escultor de la cristiandad

de PIERFILIPPO SAVIOTTI

En Tierra Santa, muchas naciones han contribuido al diseño y construcción de edificios cristianos. Piense por ejemplo en la Basílica de Getsemaní, también conocida como la Iglesia de las Naciones, cuya construcción se llevó a cabo gracias al apoyo económico de varios países del mundo. En particular, Italia ha desempeñado un papel de extraordinaria importancia a lo largo de los años por haber ofrecido habilidades y competencias en la proyección de varios edificios sagrados. Basta pensar en Antonio Barluzzi (Roma, 1884 – 1960), arquitecto activo en Tierra Santa durante la primera mitad del siglo XX y autor, entre otros, de los planos del propio Getsemaní, de la Iglesia de las Bienaventuranzas en el lago Tiberíades , de la Visitación en Ain Karem y de Dominus Flevit en el Monte de los Olivos, en Jerusalén.

Otro personaje de gran importancia para la historia artística y cultural de Tierra Santa es, sin duda, Antonio Minghetti (Vicenza, 1880 – Voghera, 1964), un escultor nacido en Vicenza pero un vogherese de adopción, fiel colaborador de Barluzzi desde sus primeros trabajos.

Criado en el campo de las artes en la Escuela de Arte de Vicenza, Minghetti estudió en Venecia y Perugia. Después de las primeras experiencias laborales en Milán, se mudó a Voghera, que se convirtió en el teatro de su importante primera temporada artística. Desde su estudio en via Angelini, salieron algunas de las esculturas más refinadas que aún existen en la ciudad. Su primer trabajo significativo fue, en 1910, el monumento funerario de Ernesto Majocchi, un periodista vogherese cercano a los círculos socialistas y compañero de otro artista importante, Giuseppe Pellizza de Volpedo. Esta obra, que permitió a Minghetti darse a conocer en los círculos artísticos como un «joven artista con ingenio» Artisti italiani in Terrasanta. Pittori, scultori e artigiani al lavoro nei santuari di Antonio Barluzzi (1914-1955), editado por Bruno Mantura con Anna Maria Damigella y Gian Maria Secco Suardo, Ciudad del Vaticano, Ediciones Museos Vaticanos, 2017, p. 300), fue solo el aperitivo de lo que luego se reconocería como sus primeras obras maestras. Sobre todo, los bocetos y estatuas de los evangelistas colocados en los nichos de los pilares que sostienen la cúpula de la catedral de San Lorenzo en Voghera (ver Virginio Giacomo Bono, , Gli Evangelisti e la varia ritrattistica di Antonio Minghetti Scultore vogherese schivo e raffinato, «Giornale di Voghera», 18 de abril de 2013). Las estatuas, que ofrecían un mayor refinamiento y vitalidad a la iglesia más importante de la ciudad, se hicieron entre los años 1910 y 1912.

Minghetti, a quien las fuentes locales atribuyen un espíritu fuertemente autocrítico y un estilo marcadamente influenciado por el arte italiano del siglo XV, desde principios de la década de 1920 regresó a los orígenes de sus experiencias artísticas y se concentró en la realización de diferentes esculturas funerarias para las familias más influyentes de la ciudad.

Carta de Antonio Minghetti a Antonio Barluzzi, Voghera 1954

Sin embargo, la carrera de Minghetti llegó a su momento cumbre a partir de la segunda mitad de la década de 1930, cuando trabajó para los edificios sagrados de la Custodia de Tierra Santa, en estrecha colaboración con Antonio Barluzzi (1884-1960), arquitecto autor de varios proyectos específicos para iglesias de los santos lugares. Sus obras aquí fueron inspiradas «por elevados conceptos y un sentido muy noble de honradez» (Artisti italiani in Terrasanta, p. 301), una regla que también se aplicaba a sus esculturas que conmemoraban a los soldados del área de Pavía caídos en guerra, otra gran fase artística de Minghetti entre los años 30 y 50.

La primera intervención en Tierra Santa (1937-38) fue en el Santuario de las Bienaventuranzas, erigido por Barluzzi en 1937 en una colina en la costa noroeste del lago Tiberíades, cerca de Tabgha. Aquí, donde la tradición coloca el «sermón de Jesús en la montaña» a sus discípulos (Mt 5, 1-7, 29), Barluzzi le confió las decoraciones del arco sobre el altar central: en particular, Minghetti ejecutó las cabezas de los serafines (5 por lado), las cartelas con los símbolos de los evangelistas en la base, la paloma y la cadena de la lámpara.

Unos meses más tarde (1938-39), Minghetti fue llamado a realizar algunos trabajos para el Santuario de Visitación en Ain Karem, a pocos kilómetros de Jerusalén, siempre junto al trabajo de Barluzzi. De hecho, en este caso, el compromiso fue pequeño ya que el proyecto involucró principalmente intervenciones pictóricas. Minghetti realizó el zócalo del soporte de la mesa del altar, donde talló el Cordero Inmolado con un entrelazado de espinas ardiendo para simbolizar el sacrificio. Minghetti trabajó también sobre el tabernáculo de mármol, el elegante crucifijo de plata y seis candelabros de bronce.

El trabajo de Minghetti en Tierra Santa se detuvo, debido a las dificultades causadas por la guerra, hasta principios de la década de 1950 cuando Barluzzi solicitó la ayuda del escultor vogherese para sus nuevos proyectos. Entre 1952 y 1953, Minghetti realizó algunas obras para el Santuario de la Resurrección de San Lázaro en Betania: en particular, los dos medallones de mármol con las figuras de Marta y María, que respectivamente simbolizan la vida activa y contemplativa, colocados en el frente de los altares laterales.

En los mismos años (1953-54) fue el turno del Santuario del Campo de los Pastores, erigido cerca de Beit Sahur, cerca de Belén, donde se narra el episodio del anuncio del nacimiento de Jesús de los ángeles a un grupo de pastores (Lc 2, 8-20). Aquí Minghetti creó una obra quizás no de gran complejidad artística, pero ciertamente de gran visibilidad, unas diez esculturas representan a los ángeles protagonistas del anuncio, que tenían la tarea de intercalar las ventanas redondas con el vidrio azul de la cúpula y que dominan la inscripción evangélica «Gloria in excelsis Deo et in terra pax hominibus bonae voluntis».

La última intervención de Minghetti en Tierra Santa se hace visible en la iglesia de Dominus Flevit, en el Monte de los Olivos en Jerusalén, erigida por Barluzzi en 1955 sobre los restos de una iglesia bizantina construida en el lugar donde los Evangelios narran el llanto de Jesús frente al Ciudad. Aquí Minghetti creó dos lunetas puntiagudas (en total hay cuatro, las otras dos hechas por Duilio Cambellotti) aplicadas en las paredes debajo de la bóveda del santuario. Los relieves del escultor vogherese representan dos figuras icónicas sobre el discurso de Cristo que predice a los discípulos la destrucción del templo (Mt 24, 1-2) con la representación de Jesús y dos discípulos, y la triste Virgen dolorosa a su lado, a la derecha, un personaje femenino con un niño (probablemente Santa Isabel y San Juan) y a la izquierda otra figura que se vuelve, igual que la otra, hacia María.

Aunque el trabajo de Minghetti fue reconocido principalmente a nivel local, quedando fuera del grupo de escultores de fama nacional, su temperamento suave pero escrupuloso y atento a todas las etapas de la realización de sus obras, en busca de la perfección para su propia admisión inalcanzable le garantizó la confianza de Barluzzi, el príncipe arquitecto de los santuarios cristianos de Tierra Santa, que elevó el prestigio de sus esculturas de origen provincial hasta su ascenso en los lugares del centro del cristianismo.

 

Compartir
email whatsapp telegram facebook twitter