3 Marzo 2020

Del École de Chartes a Jerusalén para estudiar un códice del siglo XV

de ELEONORA MUSICCO

Entrevista con Geneviève Alday, estudiante de archivística y paleografía en París, que llegó a Jerusalén para investigar un antiguo códice del Archivo de la Custodia de Tierra Santa.

 

Los frailes franciscanos custodian los santos lugares desde hace 800 años. ¡Podéis imaginar la cantidad de documentos que se pueden recopilar en todo este tiempo! Legajos, firmanes del periodo otomano, volúmenes encuadernados, fotografías… gran cantidad de material recogido en el Archivo de la Curia Custodial con sede en el convento de San Salvador de Jerusalén. Un inmenso patrimonio archivístico que atrae la atención de expertos de todo el mundo que, con su estudio, ayudan a ampliar el conocimiento de la historia de los franciscanos en esta tierra.

Geneviève Alday es una de estos expertos. Estudiante de segundo año de la prestigiosa École Nationale des Chartes de París, que cada año forma a los mejores profesionales franceses de la cultura, Geneviève llegó desde Europa para realizar un periodo de estudio en Jerusalén.

¿Cuál es el propósito de tus estudios en el Archivo de la Custodia de Tierra Santa?

Actualmente estoy trabajando sobre el Códice A, un manuscrito latino de finales del siglo XV, que estoy transcribiendo y traduciendo al francés. Se trata de los privilegios concedidos a los Franciscanos de Tierra Santa por los papas entre los siglos XIII y XV. Es una obra particularmente interesante porque el autor, Cristoforo da Varesse – un fraile invitado en misión a la Custodia en los años setenta del siglo XV – primero recopiló todas las bulas papales y las cartas relacionadas con los Menores de tierra Santa, y después las ha comentado para justificar cada privilegio concedido ayudándose con estractos del derecho canónico, contenido en el Corpus Iuris Canonici.

¿Por qué el Archivo de la Custodia de Tierra Santa ha sido tan importante?

Los documentos medievales conservados en el Archivo – las copias de las bulas papales y también este manuscrito – son de gran interés para entender cómo la Orden de San Francisco ha conseguido estalecerse en Tierra Santa de un modo permanente y legal, en un contesto difícil de guerras y cruzadas. Estudiando los documentos se puede observar la política llevada a cabo por los papas que se han sucedido durante tres siglos para alentar a los Frailes Menores a establecerse en estas «tierras infieles», como se les llama en los documentos.

 

¿Qué deseas para el futuro de este estudio y cuáles son los próximos pasos a seguir para continuar el trabajo?

En primer lugar, fray Sergej (fray Sergey Loktionov, director del Archivo Custodial) quería hacer una publicación completa del Códice A. Por esta razón, trataré de terminar la traducción del manuscrito una vez que regrese a París.

Por mi parte, este trabajo ha sido una nueva experiencia que me ha hecho descubrir una parte fascinante de la historia de los franciscanos en Jerusalén. Por este motivo, estaría muy feliz de volver a la Custodia para tener la posibilidad de trabajar de nuevo, tanto con una pasantía como, quién sabe, con una tesis que me permita profundizar mi investigación en este campo.

Compartir
email whatsapp telegram facebook twitter