21 Agosto 2019

Detrás de las escenas de la gestión de un enorme patrimonio: la base de datos digital del patrimonio cultural de la Custodia de Tierra Santa

de FRANCESCA BIASIO

Cuando entramos en un museo para admirar sus colecciones, a menudo ignoramos la dura el trabajo detrás de los objetos que vemos en la exposición. Sin embargo, detrás de cada etiqueta,hay una historia de estudios, descubrimientos y, como sucede a menudo, conflictos entre expertos.En resumen, hay un gran compromiso. El primer paso hacia la exposición de una obra de arte es su catalogación, es decir, la inserción de una especie de “carnet de identidad” del objeto en una base de datos. Este es el paso fundamental para reconocer el objeto como digno de valor y significativo, como digno de una historia para contar, para ser un “testimonio de civilización”, según el Código Patrimonio Cultural Italiano.

Photo by Igor Miske on Unsplash

Durante sus estudios, Francesca Biasio pasó más de un año en la Oficina de Patrimonio Cultural de la Custodia de la Tierra Santa; y en ese momento, contribuyó de manera significativa a la creación de la base de datos en la que se almacenan actualmente los objetos y obras de arte de la Custodia insertada por un minucioso trabajo de catálogo realizado en italiano, lengua oficial de los franciscanos.Francesca nos habla hoy de esta base de datos, de la historia de zla catalogación en el marco de la Custodia de Tierra Santa y las perspectivas de futuro necesarias para el estudio y la conservación de los bienes culturales de este inmenso patrimonio artístico. [1]

————————————————————-

Francesca Biasio ©Nadim Asfour/CTS

La interfaz principal de la base de datos sobre el patrimonio cultural de la Custodia de Tierra Santa

En una estructura como la Custodia de Tierra Santa, la protección y conservación del Patrimonio histórico y artístico son actividades importantes y complejas. En primer lugar, el patrimonio cultural está disperso en todos los conventos y, en la mayoría de los casos, se trata de no se mantiene bajo el control de expertos en la materia. Entonces, muy a menudo siguen siendo muy a menudo usado en las liturgias.

Al principio de cualquier intervención de copia de seguridad, es necesario adquirir un un conocimiento detallado del patrimonio, especialmente en lo que se refiere a la tipología, la cantidad y la calidad y el posicionamiento de los objetos.

A lo largo de los años, se han establecido inventarios dentro de las distintas estructuras por iniciativa de cada hermano; sin embargo, debido a los frecuentes cambios en sus roles, estas listas ya no se han utilizado y algunos se han perdido. Actualmente, muchos registros son conservados en los archivos históricos del convento de Saint Sauveur, pero nunca se han conservado digitalizados o estudiados en profundidad.

El primer paso hacia el control y la protección sistemáticos se dio en los primeros años 2000. Esto implicó el lanzamiento de una campaña de catalogación que implicó la distribución de material debiéndose clasificar en dos macrozonas: la relativa a los descubrimientos arqueológicos y la relativa al patrimonio histórico y artístico.

El Museo Studium Biblicum Franciscanum se ocupó exclusivamente del primer dominio, en utilizando un sistema específico. La segunda, confiada a los voluntarios, se basó en la recopilación de un documento digital para uso interno en el convento de Saint Sauveur (Jerusalén), sede de la Custodia de Tierra Santa. El trabajo consistió en asignar un código a los objetos examinados y agruparlos de manera tipológica. El material fotográfico y la información básica sobre el nombre de los objetos y su ubicación se incluyeron en los documentos apropiados. [2]

Posteriormente, la base de datos ha sido objeto de numerosas actualizaciones y modificaciones, y se ha transferido a una estructura online. Se hizo una “integración en un único sistema de todos los documentos del patrimonio de la Custodia, tanto los relativos a los descubrimientos arqueológicos como los relativos a los hallazgos arqueológicos y en relación con el patrimonio histórico y artístico”. Hoy en día, estos últimos están bajo la responsabilidad de la Oficina del Patrimonio Cultural situada en el convento de San Salvador. [3]

La posibilidad de registrar objetos de distinta naturaleza está garantizada por la existencia de varios tipos de fichas que, sin embargo, mantienen una estructura consistente. Se dividen en cinco secciones: Principales, Datos técnicos, Fotos y anexos, Datos legales y localización, Historia.

En mayo de 2018, se examinaron y revisaron algunas partes de la estructura de la base de datos.Se trataba de una tarea muy urgente, ya que el estado confuso e incompleto de los dominios del catálogo no facilitaba el tratamiento de la información.

El sistema de referencia utilizado es el adoptado por el ICCD (Instituto Central de Catalogación y la Documentación) Italiano. Después de un cuidadoso estudio de las normas, una solución adaptada a la realidad de la base de datos de la Custodia fue formulada.

La composición general de las láminas no se modificó, ya que se consideró apropiado para los requisitos relativos a la claridad, consulta y facilidad de compilación. Las áreas en las que se está realizando la mayor parte de los trabajo fueron realizados son: categorías de clasificación, definición de objetos, identificación de temas representados y los términos utilizados para describir los temas y las técnicas.

La agrupación de bienes culturales es un proceso esencial no sólo para comprender su naturaleza, sino también para facilitar su búsqueda en un sistema que actualmente incluye unos 30.000 documentos. Las categorías “antiguas”, caracterizadas por errores y equivocaciones, han sido reemplazadas por contenedores que siguen un modelo arborescente y circunscriben los objetos según su función.

El trabajo de campo sobre la definición de objetos (OGTD) dio lugar a la selección de una lista de términos proporcionada por el sitio web del CICD. La intención era crear un vocabulario semicerrado con el fin de guiar la compilación y al mismo tiempo permitir que se añadan los términos que faltan. Además, se ha reservado un espacio para recibir las notas que contienen el significado del término, con el fin de facilitar la elección.

Una de las innovaciones más importantes ha sido la adopción del software Iconclass, teorizado por el profesor holandés Henri van de Waal en la década de 1950 e implementado en el sitio www.iconclass.nl, para la identificación de los temas representados en las obras. Consiste en la inserción de un código único, disponible en el sitio web correspondiente, asociado a una breve descripción. Además de una mayor precisión y objetividad en el análisis del objeto, permite refinar la búsqueda constituyendo un filtro.

La última modificación, relativa a los temas y a las técnicas, permite consultar dos para guiar al compilador en la elección del término más apropiado. Esto ha permitido para eliminar el uso de sinónimos y hacer el campo más uniforme.

—————————————————————

[1]  Artículo de F. Biasio, Le madreperle della Custodia di Terra Santa, tesis de maestría, Universidad de Verona, A.A. 2017/2018, págs. 13-15.

[2] F. Biasio, La base de datos del patrimonio histórico y artístico de la Custodia de Tierra Santa: origen e historia de la Custodia. Desarrollo de una herramienta esencial, en “Il Santo. Rivista francescana di storia doctrina arte”, LVIII, 2018, fasc. 3, pp. 439-444.

[3] Idem