27 Marzo 2021

El funeral de Cristo: los tesoros del Viernes Santo

Hoy, la Pasión y Muerte de Jesucristo se celebran y conmemoran en las iglesias de todo el mundo. En el lugar histórico de estos hechos, el Santo Sepulcro, tiene lugar una ceremonia única: el funeral de Cristo. Uno de los momentos más intensos del triduo pascual en Jerusalén, que los franciscanos de Tierra Santa han revivido durante siglos con objetos litúrgicos excepcionales.

El Viernes Santo en Jerusalén reúne a miles de peregrinos de todo el mundo. En el Calvario se celebra la Pasión del Señor y el Vía Crucis en las calles de la Ciudad Vieja. Por la noche, en el corazón del Santo Sepulcro, se lleva a cabo el funeral de Cristo según una antigua costumbre atestiguada desde el comienzo de la presencia franciscana en Jerusalén y cuya forma no ha cambiado desde 1750.

La procesión fúnebre comienza en la capilla de la Aparición de Cristo a su Madre, marcada por la lectura del Evangelio. Después de un momento de oración silenciosa, la voz de los franciscanos aumentará gradualmente en la oscuridad del Santo Sepulcro cantando las palabras del Salmo 51 (50): «Miserere mei, Deus – ten piedad de mí, Dios». La procesión de los fieles conduce lentamente hacia el Calvario el crucifijo al que se ha clavado una estatua de Cristo. El Custodio de Tierra Santa preside la liturgia y acoge con solemnidad al Cristo ensangrentado.

Sólo el susurro de las túnicas de los celebrantes, de terciopelo negro bordado con oro y plata y decorado con los símbolos de la Pasión, rompe el silencio de la crucifixión, clímax de la liturgia. Un suntuoso conjunto realizado en Valencia específicamente para el Santo Sepulcro hace doscientos años.

Durante la procesión, el Custodio coloca simbólicamente sobre los hombros de los nueve sacerdotes que leen el Evangelio las pesadas estolas negras restauradas recientemente por las Adoratrices del Santísimo Sacramento que viven en la Gruta de la Leche de Belén. Hoy se ha prestado especial atención a la elección de los ornamentos, para expresar con infinito respeto la gratitud de los fieles al Creador por el cumplimiento del sacrificio de su Hijo.

Cuando la efigie de Cristo llega al Calvario, dos diáconos se quitan sus dalmáticas, y con tenazas le quitan la corona de espinas a Jesús y con un martillo le quitan los clavos de las manos y los pies, a imagen de José de Arimatea y Nicodemo. Luego los colocan en cuatro bandejas ofrecidas por Carlos II de Habsburgo, rey de España. El ruido sordo del martilleo de la cruz resuena en el Gólgota, abarrotado de fieles y peregrinos en silencio.

Envuelto en un sudario, el Cristo muerto es llevado a la Piedra de la Unción. En ese momento, el Custodio de Tierra Santa se arrodilla y unge delicadamente su cuerpo después de quitarse la capa. Los perfumes se vierten sobre el cuerpo de Cristo con un aspersor de filigrana de plata y dos vasijas de plata que contienen incienso, ofrecidos por el emperador Leopoldo de Habsburgo y Mikołaj Zebrzydowski, voivoda de Cracovia en el siglo XVII.

Luego, Cristo es llevado a la Edícula y colocado sobre la piedra del sepulcro, esperando el Sábado Santo y la proclamación, en el corazón del Santo Sepulcro, de la Resurrección y la victoria de la vida sobre la muerte.

]

Compartir
email whatsapp telegram facebook twitter