8 Febrero 2022

Historia(s) palestina(s). Los vínculos entre los franciscanos y las comunidades locales a través de las colecciones del Terra Sancta Museum.

de OLIVIER RENARD, LUCIE MOTTET

Desde su llegada a Tierra Santa en el siglo XIII, los franciscanos han participado de cerca en la vida de sus contemporáneos en áreas que iban mucho más allá de los servicios espirituales y litúrgicos. Desde la atención médica hasta la apertura de escuelas, la Custodia de Tierra Santa lleva a cabo muchas actividades al servicio de las comunidades locales. Entre ellos, la introducción y desarrollo de artesanías a gran escala, ahora consideradas elementos esenciales del patrimonio cultural palestino.

El Terra Sancta Museum recorre esta historia presentando en su futura sección histórica varios objetos históricos y artísticos que dan testimonio de las costumbres y la vida cotidiana local a lo largo de los siglos.

Los firmanes

Los firmanes

El Museo Terra Sancta tiene muchos documentos legales oficiales, algunos de los cuales, particularmente importantes históricamente, serán exhibidos. Entre ellos, los firmanes son el equivalente a los decretos emitidos por los gobernantes de los países bajo la ley islámica. Las capitulaciones, por otro lado, son un tipo particular de contrato celebrado entre el Imperio Otomano y las potencias europeas (en particular Francia), que ayudó a mejorar la situación y la protección de los cristianos (locales o peregrinos) dentro del imperio. Estos documentos no sólo atestiguan las relaciones entre la Custodia y los poderes locales, sino que sobre todo, son un precioso testimonio de la historia de los franciscanos en Tierra Santa, así como de las actividades de los frailes en los diversos santuarios de Palestina. Hoy en día, su valor legal todavía se reconoce.


[1]: Capitulación firmada en 1673. Confirma en particular la propiedad de los franciscanos en Jerusalén y también en particular en el Santo Sepulcro; les permite producir vino o incluso la garantía de que cada impuesto se pagará una sola vez.
[2]: Firmán confirmando la presencia de larga data de los franciscanos en Nazaret, 1627.

La farmacia

La farmacia

Además de la artesanía, los frailes también se dedicaban a la medicina de los enfermos. Numerosas fotos de archivo muestran la antigua farmacia de San Salvador, así como a los frailes que brindaban la atención. Estas se exhibirán junto a una rica colección de más de cuatrocientos jarrones y potes medicinales en mayólica del siglo XVIII, en una escenografía inmersiva que ofrece una reconstrucción histórica de la farmacia.
Más sorprendentemente, también se presentarán pinzas eucarísticas utilizadas para dar la comunión a los enfermos de la peste.


Imprenta

Imprenta

La Custodia de Tierra Santa instaló en sus edificios, en el siglo XIX, una imprenta que adquirió caracteres árabes, hebreos, latinos, griegos, coptos y armenios. A través de sus impresiones, revela muchos aspectos de la vida de los habitantes de Jerusalén en el siglo XIX. Allí se imprimieron todo tipo de libros: el primer libro impreso en 1847 fue un catecismo en árabe e italiano, pero luego sus impresiones abarcaron desde menús de restaurantes hasta guías turísticas y tarjetas de presentación. Los registros también mencionan impresiones del Corán, así como horarios del Ramadán para los jeques de las mezquitas de Jerusalén, ¡a veces publicados de forma gratuita!


Iconos

Iconos

El arte del icono es un elemento esencial del arte de las comunidades cristianas orientales. La Custodia tiene una vasta colección de iconos de las escuelas copta, griega y rusa, pero también de la escuela árabe.
Por ejemplo, ¡este gran icono de casi dos metros de largo! Compuesto por multitud de escenas del Nuevo Testamento, fue realizado en Jerusalén en 1890.

El registro de los sacramentos

El registro de los sacramentos

Otros documentos que dan fe de la rica historia de los cristianos en Tierra Santa, es el registro de los sacramentos de Belén, donde se registran en particular los bautismos. Testimonio histórico de la vida parroquial y más en general de la vida de la comunidad cristiana en Palestina, este tipo de registro asume la función de un extracto del certificado de nacimiento de cada uno de los feligreses registrados, a los ojos de los diferentes regímenes políticos que han triunfado a lo largo de los siglos.
Hoy en día, estos documentos conservan la misma utilidad en Tierra Santa: a diferencia de los países europeos, por ejemplo, los derechos de las personas siguen siendo responsabilidad de las instituciones religiosas.


Orfebrería

Orfebrería

Los países de Oriente Medio se han distinguido desde la Edad Media en el arte del metal, por ejemplo a través de los caldereros sirios del siglo XIII. Este arte del metal se ha perpetuado hasta nuestros días y las colecciones de los franciscanos de Tierra Santa incluyen importantes piezas con decoración de filigrana del siglo XVII.

Con tal referencia, el museo presentará un quemador de incienso ovoide que descansa sobre tres patas curvas decoradas con follaje barroco con su soporte, una gran bandeja circular trípode. La forma de este conjunto adopta un modelo común en el Imperio Otomano.

Un aspersor, también en plata con decoración de filigrana, es particularmente interesante por el estilo de su decoración. Puede ser un objeto fabricado por orfebres armenios que trabajaban en Egipto durante el dominio otomano. Este aspersor todavía lo usan los franciscanos el Viernes Santo en el Santo Sepulcro.

Una lámpara de santuario, de periodo posterior, se ofreció a Belén en 1890. Su decoración de filigrana muy elaborada recuerda el estilo de ebanistería en el Egipto mameluco. Su forma reproduce la de las lámparas utilizadas en las iglesias de Oriente Medio. Una inscripción árabe es visible en la parte central de la lámpara: “Ofrenda de Khalil y Jiries, hijos de Yacoub Elias Dabdoub. Gruta de la Virgen. Año 1890”. Esta lámpara da testimonio de la presencia de comunidades árabes cristianas, así como de las relaciones entre las diferentes comunidades dentro del Imperio Otomano.

Tocados y joyas palestinas

Tocados y joyas palestinas

Finalmente, el museo se ha enriquecido recientemente con una rara colección de tocados y joyas palestinas, que dan testimonio, en especial, de las costumbres relacionadas con el matrimonio.

Este tipo de tocado, en particular, fue ofrecido a la novia el día de su boda por el jeque. Producidos por mujeres cristianas en Belén, luego fueron usados principalmente por mujeres musulmanas en Hebrón. Para su realización pueden ser necesarios de 4 a 5 kg de plata. Hoy en día, solo se conservan doce copias en las colecciones de los museos de todo el mundo, incluida una en el Terra Sancta Museum.


En cuanto a la joyería, el Terra Sancta Museum guarda un conjunto de collares y cadenas elaborados con monedas. Particularmente producidos durante el período otomano, las piezas utilizadas a veces procedían de Europa, traídas por los diversos viajeros, peregrinos o comerciantes que pasaban a lo largo del año. A menudo encontramos el perfil de la emperatriz María Teresa de Austria o el escudo de armas del borbón Felipe V de España.

Nácar

Nácar

Los franciscanos introdujeron el trabajo de la madreperla o nácar a finales del siglo XVI, especialmente en Belén. Este oficio permitió dar empleo a muchos cristianos en Tierra Santa y desarrollar un comercio a gran escala en los lugares santos. Relicarios, maquetas, pequeños muebles y recuerdos de peregrinación se siguen produciendo hoy en día y son reconocidos como verdaderas obras maestras por la delicadeza de su ejecución.

Esta maqueta del Santo Sepulcro (en madera de olivo, nácar, marfil y ébano) fue realizada en un convento franciscano de Jerusalén o Belén. Da testimonio de la forma que tenía el edificio antes del incendio de 1808. Un ejemplo similar se encuentra también en el Palacio de Versalles en Francia, prueba del éxito y fama de este tipo de piezas en el siglo XVII.



Este relicario de madera de olivo y nácar (siglo XVI o XVII) es una de las piezas más antiguas de nuestra colección. Tiene una decoración de rosetones y pequeñas cruces. En su base es visible el motivo de las «Conformidades Franciscanas», emblema de la Orden de los Frailes Menores.

(traducido del francés por Jorge Trejo Olivares)

Compartir
email whatsapp telegram facebook twitter