14 Agosto 2019

Los registros de las Conductas: una mina de oro para escribir la historia de las colecciones del museo

Sarah Alexandra mientras transcribe los registros de las Conductas. Ph. Nadim Asfour/CTS/

Sarah-Alexandra, historiadora del arte y voluntaria de la Oficina de Patrimonio Cultural de la Custodia de Tierra Santa, se esfuerza por leer las páginas de un documento: «Debemos ser capaces de descifrar la escritura de los frailes franciscanos del siglo XVII», confiesa sonriendo. La joven voluntaria, que copia diligentemente los registros de la Custodia de Tierra Santa, está realizando una valiosa labor para los conservadores del museo y los historiadores del arte. Durante siglos las naciones cristianas han enviado regularmente bienes y obras de arte a Tierra Santa para ofrecer apoyo y asistencia a los franciscanos que allí viven. «Los frailes han recibido objetos de diversos tipos: objetos litúrgicos, pinturas, joyas, tejidos preciosos, dinero, pero también atún, carne, relojes y medicinas», explica Sarah Alexandra.

Cuando llegaban a Jerusalén, al final de su viaje, los mensajeros entregaban los objetos a los frailes que se apresuraban a copiar los recibos de los registros de entrada. Estos preciosos registros, que aún hoy se conservan en la Custodia de Tierra Santa, nos permiten conocer las necesidades cotidianas de los frailes franciscanos y percibir cuán devotos de los Santos Lugares eran los estados cristianos. «Es muy raro que se hayan conservado documentos relativos a la vida cotidiana de los frailes, ya que no son actos oficiales ni diplomáticos». Después de un momento de silencio, continúa diciendo: «¡Lo más fascinante es que estoy inmersa en la vida de la Custodia desde 1615! Dieciséis Libros de Conductas, escritos entre 1615 y 1980, se encuentran todavía en los archivos de la Custodia. Por esta razón, Sarah-Alexandra es consultada regularmente por los historiadores de arte para averiguar la fecha de llegada de algunos objetos. «Estos registros pueden considerarse como  los documentos de identidad de las colecciones del museo y son también un tesoro para comprender el contexto histórico vinculado a cada obra».

Una carta del Rey de España en persona, adjunta a algunos regalos para Tierra Santa, 1764

La estructura de estos registros es bastante similar dependiendo del período histórico. «En primer lugar, se indica el origen geográfico de la propiedad, su fecha de llegada a Tierra Santa en el puerto de Acre o Jaffa, la identidad del mensajero y la descripción del objeto». Sarah-Alexandra se detiene y lee en una página «Por ejemplo, aquí se dice que en 1653 fue traída una lámpara de plata de Su Majestad Fernando III con piedras preciosas por valor de 1000 escudos para el Santo Sepulcro de nuestro Señor». Luego viene el nombre del donante (el soberano o sus vasallos), la firma del fraile que completó el registro y la firma de otro fraile para dar fe de la llegada del objeto al Sacro Convento del Salvador en Jerusalén.

Sin embargo, esta organización del registro a menudo deja espacio para algunas complicaciones. «Uno de los retos de mi trabajo es poder descifrar el italiano de la época. A veces se utilizan cambios en la escritura y abreviaturas latinas complejas». La joven voluntaria, hojeando algunas páginas, añade: «Si hubiera habido una página vacía disponible, un fraile podría haber escrito allí los datos del objeto sin seguir el orden cronológico. Esta lógica, no muy occidental, atestigua cómo los hermanos, en sus 800 años de permanencia, se han integrado en Tierra Santa».