La Torre Antonia y el Pretorio

Entre tradición y arqueología

Desde hace nueve siglos el punto de partida de la Via Dolorosa en Jerusalén, el pretorio de Pilato o lugar de la Condena de Jesús, es ubicado cerca de la esquina noroeste de la explanada de las mezquitas. Es la Primera Estación de la Via Crucis, donde una roca elevada y grande da fundamento a la fortaleza de herodes, la Torre Antonia, llamada así por el historiador hebreo Giuseppe Flavio (Guerra judaica, V,4, 2).

La búsqueda arqueológica moderna no está en posición para identificar los restos monumentales. La investigación histórica tampoco es capaz de determinar con certeza a qué lugar se refieren los Evangelios como Pretorio (Mt 27,27; Mc 14,16; Gv 18,28.33; 19,9). No son pocos los estudiosos que han querido reconocer el palacio superior de Herodes (situado en los alrededores de la actual Citadela) ya  que los funcionarios Romano-hebreos  los eligieron a menudo como un lugar de juicio. Así, por ejemplo, en el caso de Gessio Floro (64-66 dC), quien en una ocasión realizó la comparecencia, sometiendo a la flagelación y después a la crucificción, a un buen número de personas (G. Flavio, Jewish War, II, 14). 9).

La tradición cristiana antigua, basada en los testimonios de los peregrinos de los primeros siglos, no favorece a la idea que el Pretorio de Pilates corresponda al palacio de Herodes. De hecho, esto se construye en la cima de la colina occidental, mientras que toda la información que poseemos nos dirige más bien hacia un lugar ubicado “abajo en el valle” (Anónimo de Burdeos, Ruta, 593), un lugar quizás no muy lejos del Muro de las Lamentaciones. Es esta el área asignada al palacio de los Asmoneos, los predecesores de Herodes el Grande (G. Flavio, Guerra judía, II,16,3).  Bajo los emperadores de Bizancio, había una iglesia dedicada a la divina Sapienza (“Santa Sofía”). Diversas reliquias eran ofrecidas a la devoción de los peregrinos. Después de que la ciudad fuera devastada durante la guerra persa de 614 dC y la iglesia desapareciera, algunas de las memorias fueron reubicadas en la iglesia de Sion donde ya se encontraron otras reliquias relacionadas con la pasión del Señor. Hasta hoy en día no se ha encontrado ningún resto ni del palacio de los Asmoneos ni de la Iglesia de Santa Sofía.

El complejo de memorias actuales en el área de Antonia se forma a partir de la segunda mitad del siglo XII. Quizás el origen del cambio reside en la cultura histórica presente en la clase clerical que constituía las filas de los Cánones Templarios. Su monasterio estaba situado en el area Nord de la explanada, donde todavía hoy es venerado cerca  de los musulmanes un “Trono de Issa (Jesús). En aquel tiempo las puertas occidentales del edificio, desde donde el camino se dirigía hacia el S. Sepulcro,  recibieron el nombre de las “Puertas Dolorosas”. Una capilla dedicada a la Coronación de Espinas, llamada también “del Reposo” de Jesús, continuó existiendo en el área del Antonia hasta el terremoto de 1927, con capiteles historiados de la época de las cruzadas, ahora el Museo Islámico.

La Iglesia de la Flagelación, restaurada por Barluzzi en 1929 y quizás también la de la Condena, reconstruida por Fray Vendelino en 1904, son testimonios que hablan de esta época. Se agregaron después otras memorias que integraron el panorama de la Via Captivitatis (el cautiverio) con el de la Via Crucis (la Pasión): las casas de los Sumos Sacerdotes, Anna y Caida, en el siglo XIII, estaban situadas no muy lejos de la de Pilato. En el siglo XIV encontramos la casa de Herodes (Antipa), es mencionado el arco del “Ecce Homo”, una nueva iglesia señala el “Espasmo de la Virgen”. Después continúan las otras estaciones. Mientas nuevas memorias aparecían y otras quedaban en el olvido, y otras venían a buscar las nuevos lugares, se formaba poco a poco el esquema actual de las catorce estaciones de la Via Crucis, en paralelo con la misma devoción en los países cristianos europeos.