16 Julio 2019

Retos y oportunidades para un voluntario en el Terra Sancta Museum: trabajo de catalogación en el Getsemaní

Michele Colaianni, 23 años, diplomado en Ciencias del Patrimonio Cultural y estudiante en Historia del Arte de la Universidad de Aldo Moro de Bari llevó a cabo la catalogación del Santuario del Getsemaní entre junio y julio del 2019 y nos explica sobre su experiencia en tanto que historiador del arte en este campo. 

El Santuario, construido en la primera mitad del siglo XX sobre el lugar de la agonía de Jesús antes de su Pasión había ya sido catalogado una primera vez de manera sumaria y esperada desde hace tiempo un trabajo más completo y profundizado. 

Getsemaní. Iglesia de la Agonía (de todas las naciones). Fachada de la Basílica de 1924  (Barluzzi)

Cómo llegaste a participar en la misión de catalogación de los objetos del santuarios de Getsemaní? 

Participé en este proyecto durante mi pasantía en el Departamento de los bienes culturales de la Custodia de Tierra Santa. Cómo estudiaba historia del arte, me interesaba comprender los métodos y la metodología para la catalogación utilizada aquí. La primera vez que fui a Getsemaní era para acompañar a Eleonora, mi tutora, quien me presentó al hermano Benito guardián del Santuario et con el cual establecí una relación de colaboración. En realidad teníamos el mismo objetivo que era el de documentar el material conservado y su disponibilidad fue en estos meses de trabajo fundamental y fructífera. 

Cómo se llevó a cabo el trabajo de catalogación? 

Mi trabajo comenzó con la campaña de fotografía que se concentraba en tres cálices ya incluidos en el catálogo pero sobre los cuales se necesitaba profundizar aún más la investigación. Por ejemplo, el calice ofrecido por Francois-Joseph de Austria no había sido fotografiado aún y era esencial de hacerlo porque participará en la futur exposición del Terra Sancta Museum. Esta campaña fotográfica fue a la iniciativa del investigador que trabaja sobre la expertise en joyas de la Custodia, Paulus Rainer, conservador en el Institut Kunsthistorisches de Viena. Entonces continué con la análisis de objetos que consiste, a parte de medirlos y describirlos de manera detallada, la identificación iconográfica de los temas representados , si es que existe uno. Terminé elaborando una bibliografía de referencias, en el caso de que existiera una. Estas etapas son fundamentales para el objeto estudiado si uno pretende emitir hipótesis sobre el lugar de producción y la fecha. 

Cuales son tus referencias principales? 

Me basé particularmente en dos fuentes: el libroGli artisti italiani in Terra Santa. Percorsi ed itinerari di arte contemporanea nei luoghi sacri de Gianluca Minicolini y Alfonso Panzetta y Artisti italiani in Terrasanta. Pittori, scultori e artigiani al lavoro nei santuari di Antonio Barluzzi. 1914-1955 de Bruno Mantura, Anna Maria Damigella, Gian María Secco Suardo . La Basílica de Getsemaní es en realidad un santuario contemporáneo construido con los fondos provenientes del mundo entero, es por esta razón que se le conoce como la Basílica de las Naciones. Sin embargo, la mayoría de los artistas que contribuyeron a su edificación eran italianos. 

Qué piezas de orfebrería fueron las que te interesaron durante la sesión fotográfica? 

Además de fotografiar el objeto en su totalidad,debemos fotografiar los detalles y el sello, si es que hay. El sello es una marca que los orfebres realizan al momento de la fusión y que nos da mucha información sobre el nombre del orfebre, el lugar y la fecha de producción. Nunca antes había trabajado con la orfebrería, pero ahora, gracias a la relación que entretuve con los expertos y a mis investigaciones, aprendí mucho sobre las técnicas de la orfebrería y sobre la historia de los objetos. 

Cuales otros objetos fueron catalogados? 

Objetos litúrgicos y mobiliario interno y externo del santuario como la puerta, el perímetro de la Piedra de la Agonía realizado por Gherardo en 1934 y la vestimenta litúrgica conservada en la sacristía que testimonian la devoción de varios nobles del principio del siglo XX. 

Podrías mencionar un objeto en particular que haya sido particularmente interesante para su trabajo? 

Una ocasión espacial se presente con un calice donde eran representados, a la altura del pie y de la copa, doce personajes que supuse que eran los apóstoles. Quería realmente poder identificarlos a todos y me obstiné buscándolos. Pero lamentablemente quedan tres que no puede identificar. 

Otro trabajo interesante fue la clausura de la Piedra de la Agonía: un libro rico en referencias al Evangelio. Fue comandado por la Custodia de la Tierra Santa y donado por Australia, como lo indica la inscripción en la base: “ AVSTRALIA DONAVIT, 1934” (copia integral). La historia problemática de este recinto reside en el hecho que la comanda llegó varios años antes que fuera terminada en 34 años. 

Va a regresar a tu casa después de estos tres meses en Jerusalém. Piensas que el trabajo de catalogación fue útil para tu formación? 

Claro! Fue útil por varios motivos, sobretodo la descubierta de herramientas de investigación, la oportunidad de tocar las obras de arte y de descubrir sus historia partiendo desde cero, sin bibliografía, porque los libros que evoqué antes no mencionan estos objetos.  Era evidentemente muy estimulante para mí en calidad de estudiante y nunca había tenido la oportunidad de hacer un tal trabajo. 

Estoy igualmente feliz de haber contribuido a través de mi trabajo a la posibilidad de tener hoy en día una vista general de los objetos conservados en el Santuario, lo que va a facilitar la conservación de este patrimonio. Sin contar el enriquecimiento de mi bagaje cultural…ahora conozco prácticamente todo sobre el Santuario de Getsemaní !